martes, 22 de marzo de 2016

La segunda parte del problema.

Un par de días sintiéndome normal es motivo suficiente para que me de un miedo irracional, unos nervios repugnantes. Porque la normalidad es algo muy grande para mi, es algo peligroso. Quiero estar bien mas que nada, lo necesito. Pero con estar un poco cerca , me pasa esto. Me da miedo estar bien, me da miedo no sentir la necesidad de morir. Es irracional? si. Es momentáneo? tal vez. Pero es lo que me pasa en este momento.
Me siento tonta y muy culpable por pensar esto. No hay razón, mi vida es buena. Pero me siento incapaz de agradecer, incapaz de disfrutar. Porque hacerlo termina en miedo, que a su vez termina en tristeza. Y en eso se resume mi vida.
Y si, claro que exagero. Es parte del problema, no darme cuenta de las magnitudes de nada. No puedo evitarlo, quiero, lo intento, pero no lo logro. El miedo y la tristeza me incapacitan, es lo que pienso constantemente. Tengo planes, tengo aspiraciones, anhelos, tengo ganas, pero tengo mucho miedo de no merecer.
Soy consciente de mi avance, sólo basta con leer mis entradas viejas. Estoy mejor. Hace mil años que no vomito, que no me corto, que no ayuno, ya casi no me atraco (aunque tengo ganas, claro). No siento el impulso de hacerlo. Y es algo muy bueno, demasiado para mi, una mina que no dice nada.
No me quiero, no me gusto, ni siquiera sé quien soy, pero ya no quiero morir. Quiero construirme, formarme. Estar satisfecha con algo. Pero también quiero merecerlo.

Y aunque no sé merecer, soy muy afortunada, de verdad. Actualmente lo soy. No estoy sola, por mas que así me sienta a veces. La mayoría de mis males son infundados, ahora puedo verlo.
Pero, también sé, que bastaría con dejar de tomas la medicación por unos pocos días para que toda la miseria de antes vuelva a aplastarme.
Y, aunque no me detenga mucho a meditarlo, soy plenamente consciente del desastre que provocaría si mi familia, accidentalmente, se entera de todo ésto. Son las consecuencias de mentir tanto, supongo. Tampoco tuve muchas opciones. Son difíciles y yo soy difícil y cerrada, siempre me dieron mi espacio. Y no supe como hablar.

A pesar de todos los cambios que intento mantener, siempre quiero volver a mis viejos hábitos. Los extraño, por contradictorio y ridículo que pueda sonar. Cada vez que leo o escucho sobre bulimia, me dan ganas de vomitar. Cada vez que veo imágenes de cortes, me dan ganas de cortarme. No puedo evitarlo. Me gusta la tranquilidad de estar triste, de no esperar nada. Pero no puedo vivir así. Por mas que mi vida sea buena, siempre voy a sentir que no merezco. Por mas que me sienta amada, voy a seguir pensando que no valgo nada. No sé por qué. No sé de donde salen todas esas ideas ni por que están tan arraigadas en mi.

No sé a donde voy con todo ésto. No sé que quiero sentir. Digamos que no quiero estar triste hasta el punto de no poder mas, pero tampoco quiero ser del todo feliz. Quiero ir por la vida con un poquito de dolor, sólo un poco. Para no perder la costumbre.


8 comentarios:

  1. Hola no sé como mandarte un mensaje privado , soy de chile, pero podemos comunicarnos por whatsapp :)

    ResponderEliminar
  2. Tal vez la tristeza te haga sentir a salvo, protegida, resguardada del mundo, o visto lo visto te haga sentir como en casa. Para las personas que llevamos la tristeza siempre dentro y jamás la sacamos a pasear, puede resultar nuevo el sentir el cosquilleo de la felicidad, y con ello un poco de miedo.

    Te comprendo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Comprendo totalmente lo que dices y cómo te sientes. A mí también me ha pasado alguna vez de sentirme extraña al verme como las demás, normal. No me lo creo y vuelvo a lo de siempre.

    Besos. ~A.

    ResponderEliminar
  4. Es todo tan puta mierda, en fin, es lo que hay, somos así de complicadas.

    Me quedo por aquí, besos.

    ResponderEliminar
  5. Creo que te pasa lo mismo que a mí supongo, eso de estar triste es como por así decirlo la "zona de confort", osea que te has acostumbrado a estar de una forma y en cuento sientes felicidad, te entra el pánico por que se sale de lo que ya conoces, no se si me entiendes...

    ResponderEliminar
  6. Y porque estar depresiva ya forma parte de vos y ser feliz significa dejar a atrás a esa chica que fuiste por muchos años, y parece que no la querés dejar ir porque seria dejar de ser vos misma (????... Bueno eso creo.
    Capaz eso sean síntomas del comienzo del cambio,luego de a poco y lentamente cambiaras y cuando menos te des cuenta ya no vas a sentir miedo, O ESO ESPERO!
    Me gustaría lo mejor para vos. Te lo mereces? CLARO QUE SI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P/D: Recién caigo que la URL de tu blog se llama igual que un tema de coolio. Lol

      Eliminar
  7. Dani!, amo leerte, y muchas veces haces que me sienta identificada en cada palabra que escribis, yo también hace mucho no vomito, que no hago ayunos o me corto, es inevitable dejar eso por completo, es una herida que siempre quedará cicatriz ¿me explico?
    Hace un tiempo había leído un texto en dónde describia una mujer muy sana y feliz, pero muy adentro de ella todavía seguian existiendo esos fantasmas,nunca dejamos por completo ser, lo que somos.
    un beso enorme!

    ResponderEliminar