viernes, 18 de marzo de 2016

A veces siento algo similar al bienestar. Me asusta, porque no sé mantenerlo. Necesito sentir algo de normalidad, necesito la constancia, sentirme alguien, sentirme yo ; entera, definida, no a medias, como ahora.
Hoy no siento que me cubre la amargura. Estoy 'bien', pero sigo en la nada, sin identidad. Es algo decepcionante que hasta en mis días buenos me sienta rara, quizás no sé manejarlo. No sé hablar sin emitir quejas, problemas,dolor. Y, la verdad, no me gusta ser ese tipo de persona, solo me sale ser ésto.
Estuve la mayor parte de mi vida admirando a diferentes personas, robando aspectos de su personalidad, jamás supe como formar la mía. Dejé de robar esencias cuando ya no me intereso vivir. Hoy me interesa, pero no sin sentir satisfacción por algo o un bienestar prolongado. Y es difícil para mi, porque no puedo manejar mis emociones. Por ahora.
Tengo salidas, opciones, soluciones, puedo elegir, si, el problema no es ese. Tampoco lo es la falta de decisión, de 'voluntad' como suelen decirme. El problema es accionar, el problema es la tristeza que no me deja hacer. Y por mas que parezca que me regocijo en todo esto, no voy a resignarme a vivir así.
No quiero seguir mutando, cayendo, ver que tan baja puedo ser, que tanto puedo encerrarme, abstraerme. No quiero, por mas que piense que no hay nada mejor para mi. Todo el tiempo pienso en mis opciones. Quizás son demasiadas, quizás no debería llenarme de alternativas, sólo tomar una o dos y ver que puedo hacer. Como dije, el problema es la tristeza que no me permite llevar a cabo las cosas, o hacerlas bien.
Puedo aplacar la tristeza, hay cosas que me sanan y me dan impulso, pero es difícil mantenerlo. Estoy bien cuando estoy acompañada, la soledad me arruina. No quiero estar sola porque me odio. Y no quiero necesitar tanto a los demás, porque no saben que los necesito, porque no sabrían ayudarme. Y porque tampoco los dejaría hacerlo.
Estoy llena de intenciones, pero estoy muy vacía. Se me van las palabras, se me va la voz. No me reconozco, y no quiero sentir esto. Quiero una identidad, quiero sentir que soy alguien, quiero ser mas generosa con mi persona. Quiero, quiero y ahí queda todo: en querer. ¿Por qué yo nunca puedo?
Es tan estúpido tener las mismas herramientas, las mismas posibilidades que los demás y quedarte en nada, quedarte atrás, siempre atrás, como si no perteneciera.
Hice de esto mi única pertenencia, mi identidad. Aprendí a ser ésto, me adapté a los problemas en lugar de pedir ayuda. Aprendí a mentir, a fingir sonrisas y no a hablar. Y, ahora, que solo conozco esto, no se como manejarme de otra forma. Ya pasó el tiempo de decir ciertas cosas, así que sólo queda seguir mintiendo, y tratar de que funcione.




5 comentarios:

  1. No te puedo comprender del todo,porque aunque haya vivido algo parecido no a sido tan extremo. Es difícil comportarse de una forma distinta después de tanto tiempo, pero hay que intentarlo. Hay cosas que no se pueden contar ahora, como tu dices, pero tampoco se puede pasar toda la vida mintiendo.
    Y no se que decir para que te puedas animar. Puede que aunque veas muchas opciones no hayas encontrado la correcta, la que te hace feliz. Necesitas encontrar eso, y si no lo has encontrado sigue buscando no te rindas.
    Espero que todo te vaya bien, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aún puedes encontrarte a ti misma, no dejes de intentarlo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Dani, es increíble pero te entiendo a la perfección estuve años largos de mi vida imitando personalidades,que solo genere un multitud de personalidades en un solo cuerpo, una sola mente.
    Entiendo tu sentimiento y pensamiento, casi todo el tiempome pasa, pero ¡Arriba! no estás sola.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  4. Es increíble cómo me identifico contigo. No me lo puedo creer. Iba leyendo y pensaba; ¿esto seguro que no lo he escrito yo?
    Me encanta tu blog y aunque sea nueva por aquí, ya te sigo. Si quieres pásate por mi blog y hazme saber lo que piensas, besos! ~A.

    aliceinthehat.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  5. Todavía no es demasiado tarde para encontrarte a ti misma...

    ResponderEliminar