lunes, 28 de diciembre de 2015

Mis huesos se ramifican como el odio
Y mi cuerpo es una  cicatriz que late,
que aturde hasta la última sombra de mi cabeza

violenta,
como la oscuridad

palpable

Soy una herida que no sella,
que no drena
porque está (estoy)
llena de ausencias

de raíces que duelen

El resto es cordura que asoma
El resto es llanto quebrado y muerto

5 comentarios:

  1. ¡Dani! adoro leerte, me encanta en la forma que escribes.
    Espero leerte más seguido, la forma en la que te expresas me encanta, un abrazo grande!.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá escribiera como tu, me encanta.
    Te sigo :3

    ResponderEliminar
  3. odiarse descripto en un poema.


    ResponderEliminar