martes, 15 de septiembre de 2015

And she led me on, down With secrets I can't keep

Estoy en esos momentos en los que me importa una mierda todo, pero no tanto como para, no sé, comer desaforadamente.
Tengo que abandonar las quejas según todos las personas a las que molesto por whatsapp (ni siquiera los molesto en persona, que considerada). No, por qué voy a dejar de quejarme? voy a desparramar toda la mala onda que quiera, por todos lados. Que injusto que ni siquiera pueda decir lo que siento, aunque no tenga fundamento, ni una razón. No, no me pasa nada. Por qué me quejo? no sé, tal vez porque me siento sola. Por qué no hago algo? ya hago, no me emociona, no me interesa, no me saca de este estado. No espero nada, es decir, no creo que algo surja de repente y esto cambie. Si si, todo depende de mi, la gente y sus frases motivadoras.
Me da pereza hasta terminar de escribir, no sé que quería decir con todo esto. Capaz solo quería quejarme. Como la persona mala onda y llena de malas intenciones que soy, me resulta inevitable hacer un drama sobre mi vida ridículamente sencilla. Y mis problemas tendré que meditarlos sola, porque no tengo a quien mas amargar. Que mal, como quisiera tener a quien envenenar con mis miedos , tristeza y egoísmo.





           

1 comentario:

  1. Yo también soy así de "mala onda". Últimamente no tanto en el blog porque no me gusta que me dejen comentarios motivadores cuando en verdad no me ayudan en nada. Pero he notado que cuando la gente me pregunta como ando, cambio mi cara y me dan ganas de decirles -para la mierda! Con ganas de pegarme un tiro en la cabeza. Todo me sale mal.- No hablo mucho pero la forma en que lo hago muestra lo deprimida que estoy, y me di cuenta que la gente se aburre o pierde el interés de hablar con vos cuando estás así.

    Con respecto a los amigos yo no tengo ni uno, pero sé lo que se siente tener supuestos amigos y querer hablar con ellos y que te ignoren. Creo que eso fue lo que más me dolió, ya que con mi familia no había buena relación y no tenía absolutamente nadie con quien hablar. En realidad lo que más me molesto fue que yo como una pelotuda me preocupaba por ciertas personas y cuando las necesitaba se borraban.

    Lo único que me ayudo a salir adelante fue mi diario personal (no el blog), ya que ahí ponía todo lo que sentía sin que nadie me juzgue. Y más o menos podía soportar el día a día completamente aislada en la esc.

    Ahora tengo unos problemas más complejos de los que no quiero hablar en el blog porque me ponen más mal de lo que estoy...
    Al igual que vos yo también siento ese vacío, y se hace más grande a medida que llegan mis últimos días de secundaria, y se acercan los exámenes de ingreso para los cuales sé que voy a fracasar...

    ResponderEliminar